Dermatología

Verano, sol e insectos: cómo cuidar a los más pequeños

Picaduras de insectos y quemaduras de sol pueden dejar secuelas en la piel de los más pequeños si no se protegen adecuadamente.

  • Antonella Prospitti
  • DiarioSalud.com
Modo resumen

Marcas reconocidas de repelentes, espirales y diversidad de protectores solares ocupan en esta época del año los primeros lugares en los mostradores y góndolas de farmacias y supermercados. Sin embargo, tenemos que saber que los componentes de estos productos tienen efectos y alcances distintos según los ámbitos y las personas que se los aplican.

De acuerdo con la dermatóloga María Fernanda Flores, Jefa del servicio de Dermatología del Hospital Santa Isabel de Hungría (Mat.9510), existen factores como la edad, tipo de piel, tiempo de protección del producto, o la cantidad aplicada, que determinan la forma adecuada de cuidar y cuidarse.

Así, por ejemplo, en el caso de repelentes o factores de prevención contra los insectos detalló:

  • En niños entre 2 meses y 2 años se recomienda solo usar protectores a base de aceite de citronella, que presentan entre 3-3% de concentración de tal sustancia. Este producto es natural y la única limitación que tendría sería una reacción alérgica a la citronella;
  • Complementar con redecillas protectoras para mosquitos y, quizá, con ropa de mangas largas;
  • Renovar el producto cada 2hs;
  • Los niños mayores de 2 años pueden usar repelentes con químicos como el DEET (N-N diethyl-m-talidomido). Este producto es bastante tóxico, por lo que se aconseja no usar aquellos que contengan más de 30% de este químico;
  • Renovar el producto cada 4 o 6 horas;
  • Si se colocan pulseras repelentes, tener en cuenta que su tiempo de acción es de 2hs y que sólo cubren el área cercana a la pulsera;
  • En todos los casos, los repelentes deben ser colocados por un adulto;
  • En el caso de aerosoles, nunca deben ser rociados directamente sobre el rostro, sino colocarlo en la mano y luego frotarlo en la cara del niño;
  • Tampoco colocar en las manos de los niños pequeños ya que pueden introducirlo a la boca;
  • Si el niño ya ha sido picado, se recomienda evitar el rascado para así prevenir la infección. Se puede colocar alguna crema con corticoide suave y dar un antihistamínico;
  • En caso de que el padre note una reacción alérgica en su niño (prurigo agudo o inflamación exagerada del área o de los labios) debe acudir al dermatólogo.

Siguiendo con los insecticidas, la doctora explicó que las pastillas y espirales contienen piretroides, los cuales protegen solamente un radio de 1,5 mts. Por ello, los mismos se deben complementar con otras formas de protección.

Sobre protección UV, la especialista comentó su importancia y retrató los riesgos de una exposición descuidada al sol: “El sol es fuente de vida, pero su exposición exagerada o en forma inadecuada trae consecuencias como alergias de piel, foto envejecimiento, arrugas y cáncer de piel, por lo que es muy importante protegerse de él. Para ello, se puede utilizar protección física (como sombreros, ropa con protección uv, anteojos, sombrillas etc.) y protectores solares (en cremas, emulsiones, brumas y spray)”.

Así mismo, manifestó que si bien la radiación solar tipo UVB está todo el año (que es la causante de la mayoría de los cánceres de piel), hay meses donde es mucho más alta, por lo que aconsejó aplicar la siguiente nemotecnia: los meses del año que llevan la letra R necesitan mayor protección.

Otras recomendaciones para el cuidado ante la exposición solar:

  • En niños: utilizar protectores para niños, no para adultos, ya que los de los adultos contienen químicos que pueden ser tóxicos para el menor;
  • El protector debe tener un factor de protección solar mayor de 50 y debe colocarse 30 minutos antes de la exposición;
  • No olvidar las orejas, la nuca y el dorso de los pies. Sus hombros son los más peligrosos;
  • Renovar la protección cada 2 hs o antes si los menores han estado sumergidos en el agua por más de 40 minutos;
  • Evitar la exposición entre las 12 am y las 16 pm;
  • El color de piel de cada uno también influye en la sensibilidad a las quemaduras: Las pieles más claras, pecosas y pelirrojas son las más peligrosas;
  • Si es menor de 6 meses, no colocar protección solar a menos que el producto contenga formulaciones específicas para esta edad. En estos casos, se aconseja no exponerlos en forma directa al sol, priorizando el cuidado mediante ropa, y gorro o sombrero.
  • En todos los casos: La cantidad correcta de protector es de 1gr/cm2 de piel. En la práctica es difícil de calcular para su aplicación, por lo que se recomienda productos con filtros de protección elevados que compensen una aplicación deficiente en el cuerpo.

Finalmente, la Dra. Flores recordó que haber sufrido quemaduras solares antes de los 11 años constituye un factor de riesgo para el melanoma (cáncer de piel) en la adultez, por lo que pidió tomar todos los recaudos desde temprana edad.

Para tener en cuenta

De acuerdo al Ministerio de Salud de la Nación, la exposición excesiva al sol, además de cáncer de piel, puede producir envejecimiento de la piel y cataratas a largo plazo, por lo que sugiere a los mayores de 12:

  • Evitar la exposición entre las 10 y las 16 hs;
  • Usar protector solar con factor de 30 o más, renovándolo cada 2 horas y después de salir del agua;
  • Usar ropas claras, anteojos de sol y sombrero.

De acuerdo con la dermatóloga María Fernanda Flores, Jefa del servicio de Dermatología del Hospital Santa Isabel de Hungría (Mat.9510), existen factores como la edad, el tipo de piel, el tiempo de protección del producto, la cantidad (entre otros), que determinan la forma adecuada de cuidar y cuidarse.

Así, por ejemplo, señaló qué repelentes o factores de prevención contra los insectos se deben utilizar por edad y tiempo:

•En niños entre 2 meses y 2 años se recomienda solo usar protectores a base de aceite de citronella, que presentan entre 3-3% de concentración de tal sustancia. Este producto es natural y la única limitación que tendría sería una reacción alérgica a la citronella;
•Complementar con redecillas protectoras para mosquitos y, quizá, con ropa de mangas largas;
•Renovar el producto cada 2hs;
•Los niños mayores de 2 años pueden usar repelentes con químicos como el DEET (N-N diethyl-m-talidomido). Este producto es bastante tóxico, por lo que se aconseja no usar aquellos que contengan más de 30% de este químico;
•Renovar el producto cada 4 o 6 horas;
•Si se colocan pulseras repelentes, tener en cuenta que su tiempo de acción es de 2hs y que sólo cubren el área cercana a la pulsera;
•En todos los casos, los repelentes deben ser colocados por un adulto;
•Nunca deben ser rociados directamente sobre el rostro, sino colocarlo en la mano y luego frotarlo en la cara del niño;
•Tampoco colocar en las manos de los niños pequeños ya que pueden introducirlo a la boca;
•Si el niño ya ha sido picado, se recomienda evitar el rascado para así prevenir la infección. Se puede colocar alguna crema con corticoide suave y dar un antihistamínico;
•En caso de que el padre note una reacción alérgica en su niño (prurigo agudo o inflamación exagerada del área o de los labios) debe acudir al dermatólogo.

Por otra parte, hablando sobre protección UV, la especialista comentó su importancia y retrató los riesgos de una exposición descuidada al sol: “El sol es fuente de vida, pero su exposición exagerada o en forma inadecuada trae consecuencias como alergias de piel, foto envejecimiento, arrugas y cáncer de piel, por lo que es muy importante protegerse de él. Para ello, se puede utilizar protección física (como sombreros, ropa con protección uv, anteojos, sombrillas etc.) y protectores solares (en cremas, emulsiones, brumas y spray)”.

Para comentarios, propuesta de notas o inquietudes comunicate a lectores@diariosalud.com.ar

Las notas firmadas y los contenidos publicitarios no reflejan necesariamente la opinión de los editores. Los contenidos publicados por Diario Salud son de carácter exclusivamente informativo para los usuarios y/o lectores, por lo que todos los contenidos o informaciones facilitadas a los usuarios nunca sustituyen el juicio de un médico o profesional de la salud ni la necesidad de una consulta médica o del profesional de salud pertinente individualizada referida a un caso concreto. Si los usuarios pueden estar sufriendo una emergencia médica, deben contactar inmediatamente a su médico de confianza o llamar al 911. Bajo ninguna circunstancia los usuarios y/o lectores de Diario Salud, deben utilizar la información publicada para autoadministrarse tratamientos médicos y/o farmacológicos. Términos y condiciones