Concientización

Pautas para prevenir la enfermedad vascular periférica

Al reducir el flujo sanguíneo, la enfermedad vascular periférica deriva en un conjunto de problemas que pueden conducir, incluso, a la amputación de algún miembro. Existen medidas preventivas para evitar el padecimiento de tal afección.

  • Antonella Prospitti
  • DiarioSalud.com
Modo resumen

La enfermedad arterial periférica es un problema circulatorio frecuente en el que las arterias estrechadas reducen el flujo sanguíneo a las extremidades. Cuando se sufre esta enfermedad, los extremos (generalmente pies y piernas) no reciben un flujo sanguíneo suficiente para satisfacer la demanda, lo cual provoca síntomas, como dolor al caminar.

De acuerdo al doctor Alejandro Vizcaya, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Santa Isabel de Hungría (Mat. 7062), esta “comienza desde la parte más distal hacia la proximal (porque las arterias van disminuyendo de tamaño), por lo que es más fácil que las arterias de los pies se obstruyan en el inicio de la enfermedad. A medida que la misma va progresando, la obstrucción empieza a aparecer en los vasos más importantes y toma pierna, muslo y pierna completa”.

Según el cardiólogo, los factores de riesgo pueden ser múltiples, debido a que las arterias del corazón, del cerebro, del riñón, de las piernas, etcétera, son las mismas: obesidad, dislipidemia, tabaquismo, hipertensión, diabetes, sedentarismo, estrés, la herencia. “Eso genera que se enferme la pared de las arterias y se empiece a depositar en las placas de colesterol, que son las que van creciendo y obstruyendo vasos”, contó el profesional.

En el mismo sentido, Paola Mostafá Coll, médica cardióloga en Penta Medicina Cardiovascular (Mat. 11947), explicó -en el sitio web del centro médico- que:

  • Factores de riesgo como la diabetes, hipertensión, tabaquismo e hiperlipemia están implicados en un 80-90% de las enfermedades cardiovasculares, según algunos estudios;
  • Los fumadores más severos no sólo tienen un mayor riesgo de enfermedad vascular periférica, sino que presentan las formas más graves que ocasionan isquemia crítica;
  • Las personas con diabetes, por cada aumento del 1% de la hemoglobina glucosilada, tienen 25% más de riesgo de padecer enfermedad vascular periférica;
  • En los pacientes hipertensos, el riesgo es considerado doblemente;
  • La enfermedad tiene mayor prevalencia en varones que en mujeres, teniendo inclusive un afectación más severa (isquemia crítica); y
  • En cuanto a la edad, a partir de los 70 años, la prevalencia se incrementa hasta alcanzar un 70%.

Haciendo referencia al grado de afectación clínica, la doctora especificó que no siempre será el mismo, sino que dependerá de dos factores: de la evolución cronológica del proceso (agudo o crónico) y de la localización y extensión de la enfermedad (afectación de uno o varios sectores).

Y en cuanto al momento de su manifestación, Vizcaya complementa: “Hay estudios que demuestran que las primeras estrías grasas en las arterias pueden aparecer en niños. Y si bien la enfermedad suele manifestarse a los 40-50 años, comienza mucho antes de su presentación”.

Complicaciones de la afección

Consultado sobre los riesgos que pueden aparecer en una persona con enfermedad arterial periférica, el médico indicó que puede concluir con la amputación de un miembro (dedos, pie, pierna completa), o con una úlcera en las piernas.

Paralelamente, la Dra. Mostafa Coll sostuvo que también es posible un evento secundario mayor, como el infarto agudo de miocardio.

Por ello, ambos profesionales pusieron énfasis en la importancia de la consulta temprana: “Tratada a tiempo, esta enfermedad tiene cura con adecuado tratamiento médico. Y ya cuando la afección está instalada de forma más severa se pueden hacer cirugías; bypass en las piernas; sacar el trombo o realizar una angioplastia de piernas”.

¿Cómo prevenirla?

Finalmente, Vizcaya contó que la enfermedad es prevenible corrigiendo todos los factores de riesgo posibles, como el sedentarismo, la obesidad y la dislipidemia. En la misma línea, los especialistas de Medline Plus aconsejaron cambios en el estilo de vida, incluyendo modificaciones en la dieta, incorporación de ejercicio y esfuerzos para bajar el colesterol alto y la hipertensión.

De acuerdo al doctor Alejandro Vizcaya, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Santa Isabel de Hungría (Mat. 7062), la enfermedad es prevenible corrigiendo todos los factores de riesgo posibles, como el sedentarismo, la obesidad y la dislipidemia. En la misma línea, los especialistas de Medline Plus aconsejan cambios en el estilo de vida, incluyendo modificaciones en la dieta, incorporación de ejercicio y esfuerzos para bajar el colesterol alto y la hipertensión.

Para comentarios, propuesta de notas o inquietudes comunicate a lectores@diariosalud.com.ar

Las notas firmadas y los contenidos publicitarios no reflejan necesariamente la opinión de los editores. Los contenidos publicados por Diario Salud son de carácter exclusivamente informativo para los usuarios y/o lectores, por lo que todos los contenidos o informaciones facilitadas a los usuarios nunca sustituyen el juicio de un médico o profesional de la salud ni la necesidad de una consulta médica o del profesional de salud pertinente individualizada referida a un caso concreto. Si los usuarios pueden estar sufriendo una emergencia médica, deben contactar inmediatamente a su médico de confianza o llamar al 911. Bajo ninguna circunstancia los usuarios y/o lectores de Diario Salud, deben utilizar la información publicada para autoadministrarse tratamientos médicos y/o farmacológicos. Términos y condiciones