OBESIDAD INFANTIL

Redes sociales, influencers y el consumo de alimentos no saludables en niños

Un informe reciente pone bajo la lupa las consecuencias del acceso de los niños al marketing de productos no saludables que son promocionados en las redes sociales y por los denominados "influencers". El tema invita a un profundo debate sobre la salud y las nuevas tecnologías en la comunicación.

  • Antonella Prospitti
  • DiarioSalud.com
Modo resumen

El sitio de medicina Intramed publicó una investigación  donde pediatras ingleses evaluaron una de las posibles causas de la obesidad infantil: el marketing de alimentos poco saludables a través de las redes sociales. La misma surgió a partir de un fenómeno que está a la vista y tiene que ver con el creciente uso de Instagram y YouTube por parte de los niños.

Y si bien en estos sitios se hace promoción de alimentos poco sanos (como en la televisión), el informe va más allá y busca demostrar la relación que establecen los niños con los productos con alto contenido de grasas saturadas, alto contenido de sal y/o azúcar (HFSS). “Las marcas buscan relaciones promocionales utilizando «influencers» debido a su alcance y la confianza que los seguidores tienen en ellos”, señala el informe.

Para conocer un poco más sobre el tema, Diario Salud dialogó con dos profesionales de la salud mendocina: la licenciada, especialista en nutrición clínica infanto-juvenil, Victoria Brennan (Mat. 1634) y la médica pediatra Romina Bustelo (Mat.10613), del staff de Centro Médico Chacras.

Ambas coincidieron que la obesidad infantil es una gran problemática en la Argentina. Somos el país con la segunda tasa de sobrepeso infantil más alta de Latinoamérica y el Caribe: “Dentro de la índole sociocultural, uno de los factores más influyentes en los niños es el marketing de alimentos poco saludables. Esto porque utilizan técnicas de persuasión; porque bombardean con publicidad de este tipo de alimentos; porque las pantallas reemplazan tiempo en el que el niño podría estar moviéndose, realizando actividad física; porque en ese tiempo consumen alimentos con bajos valores nutricionales; etc. Y, al menos sobre la televisión, hay un estudio que revela que los niños de entre 2 a 17 años miran diariamente dos horas y media de tv, en las cuales hay una publicidad de alimentos poco saludables cada 5 minutos”, contó la especialista en nutrición.

La prevalencia del exceso de peso en los niños es preocupante, y aún con las campañas nacionales de prevención los menores siguen viéndose vulnerados a mecanismos por los que son llamados al sobrepeso y el sedentarismo: “Se generan malos hábitos en el niño, muy difíciles de erradicar y que traen consecuencias a corto, mediano y largo plazo”, señaló la pediatra.

Ambas profesionales mencionaron que, a causa de la obesidad, hoy se ven niños con diabetes tipo dos o con dislipemia, efectos que antes se veían recién en las personas adultas: “Los niños llegan al consultorio en momentos en que ya están en riesgo”. Además, nombraron al bullying como otra de las consecuencias de sufrir la enfermedad.

La generación de políticas como parte del cuidado y del tratamiento

Tanto en la investigación como en la opinión de las especialistas entrevistadas, existe el consenso de la importancia de articular políticas integrales, en las cuales si bien hay un rol clave que debe ocupar el Estado, también hay responsabilidad de otros actores:

  • Incitar a los niños a hacer deporte y actividad física;
  • Cambiar hábitos alimenticios en los hogares (reducir el consumo de bebidas gaseosas, de alimentos ultra procesados, grasos, azucarados, aumentar el consumo de frutas, verduras, agua);
  • Promover la importancia del desayuno y la merienda saludables;
  • Realizar una consulta de prevención con pediatras y nutricionistas;
  • Que se hagan cumplir las leyes sancionadas;
  • Que el Estado lleve un control sobre la industria alimentaria (etiquetados, por ejemplo);
  • Clasificar a la obesidad como un problema de salud pública;
  • Restringir la comercialización de alimentos a las nuevas formas de marketing digital, sobre todo en redes sociales.

El sitio de medicina Intramed publicó una investigación donde pediatras ingleses evaluaron una de las posibles causas de la obesidad infantil: el marketing de alimentos poco saludables a través de las redes sociales. La misma surgió a partir de un fenómeno que está a la vista y que tiene que ver con el creciente uso de Instagram y YouTube por parte de los niños.

Y si bien en estos sitios se hace mercadeo con alimentos poco sanos (como se hace en la televisión), el informe va más allá y busca demostrar la relación que establecen los niños con productos HFSS por interactuar con contenidos que los incitan a eso. “Las marcas buscan relaciones promocionales con influencers debido a su alcance y la confianza que los seguidores tienen en ellos”, señalan en el documento.

Según la investigación y especialistas consultadas al respecto, el marketing de alimentos poco saludables ejercido por influencers efectivamente tiene consecuencias serias en la alimentación de los niños.

Para comentarios, propuesta de notas o inquietudes comunicate a lectores@diariosalud.com.ar

Las notas firmadas y los contenidos publicitarios no reflejan necesariamente la opinión de los editores. Los contenidos publicados por Diario Salud son de carácter exclusivamente informativo para los usuarios y/o lectores, por lo que todos los contenidos o informaciones facilitadas a los usuarios nunca sustituyen el juicio de un médico o profesional de la salud ni la necesidad de una consulta médica o del profesional de salud pertinente individualizada referida a un caso concreto. Si los usuarios pueden estar sufriendo una emergencia médica, deben contactar inmediatamente a su médico de confianza o llamar al 911. Bajo ninguna circunstancia los usuarios y/o lectores de Diario Salud, deben utilizar la información publicada para autoadministrarse tratamientos médicos y/o farmacológicos. Términos y condiciones